miércoles, 16 de diciembre de 2009

Crítica: STAR TREK (2009) El cine, la última frontera


Cuando hace un par de años, se hizo saber que Zachary Quinto interpretaría a Spock en la nueva entrega de Star Trek, sentí un escalofrío indeterminado, pero al confirmarse J.J. Abrams como director de la película surgió una nueva esperanza. ¿Quién mejor que un director aclamado de series para hacer una película de una serie? Así que me dispuse a coger mi tanque de Cola, unas buenas palomitas y con mi embajador Trekkie me dispuse a ver la película en mi sala más cercana.


Estamos ante un filme de estética puramente trekkie, pero de este siglo, con la formula que funcionó allá por la década de los 60, y lo mejor de todo es que ha funcionado. Eso si, peca en algunos momentos de episodios cómicos adolescentes, pero increíblemente la propia película madura con el paso de los minutos.

Cuenta con tres arcos argumentales de 40 minutos, propios de su director, no se podía esperar menos de J.J. Abrams, el cual maneja con gran maestría la lógica organización temporal que requiere este filme (experiencia no le falta). Sacando un partido a unos actores por los que nadie daba un duro antes de empezar la película y a Zachary Quinto como Spock no se le puede negar que consigue una lógica Vulcaniana excelente. Unos efectos especiales bien pulidos dan una consistencia inesperada a esta película de ciencia-ficción, buen producto palomitero puramente Friki. No defraudará y sinceramente en este año 2009 donde aún no había disfrutado NADA (véase la decepción LOBEZNO), en una sala de cine.

No hay comentarios: