miércoles, 17 de junio de 2009

Terminator NO







Me gustaría empezar esta nueva entrada, dedicada a la nueva película de acción del director, por llamarlo de alguna manera, McG, haciendo un repaso a los directores que han sabido manejar ciencia-ficción y acción combinándolos y haciendo de ello un entretenimiento universal incluyendo también el género de acción pura y dura que tantas horas y tiros nos han dado a nuestras retinas.


Para empezar, repasaremos a Richard Donner que con su reciente “16 Calles” nos recordó que aún posee grandes dotes de realización técnica y narrativa, dándonos una sucesión de escenas de gran ritmo y progresión ascendente hasta una gran traca final, lo hizo con 16 calles, lo consiguió con Maverick, y todas las entregas de Arma Letal.
Voy a continuar y finalizar con James Cameron. Un repaso breve pero intenso, es dedicar unas líneas a este realizador que tan magistralmente dio vida a esta saga o película en cuestión por aquella época de los 80, y nos demostró cómo hacer que 45 minutos de acción no fueran tediosos sino mas bien generar una angustia en el espectador para querer salir del atolladero y a la vez querer permanecer en aquella gran traca final que tan bien hilada nos había llevado al punto final de los acontecimientos de la narración cinematográfica.
Haciendo una apreciación a parte, veo que esta primera década del siglo XXI va por los mismo derroteros que los 80, cuando solamente en sus primeros años vimos signos de poca brillantez y acabo como el rosario de la aurora, por lo que esta década que hemos vivido ha sufrido una notable crisis a lo que ideas se refiere.
No penséis que me he olvidado de la película en cuestión, tan solo quiero dejar bien clara la base en la que quiero argumentar esta crítica, quizás podréis pensar que pocas películas me gustan o hacen que me entretenga en una sala de cine. En mi opinión no es tan difícil, solo necesito buena acción inteligente, humor inteligente y guión inteligente. Si me repito con lo de inteligente, pero no me gusta que me traten como a un idiota en mi butaca, porque me he gastado 6€ en la entrada del cine y no suelo fallar a mi cita cinéfila. Así es como me he sentido cuando sentado de nuevo en mi Sala favorita (ahí tuve mi experiencia cinematográfica perfecta) de mi cine habitual, he visto una retahíla de despropósitos sin sentido. Acción sin lógica, personajes sin carisma y alma, una narrativa perdida en escenas sin coherencia. Quizás solamente puedo decir que hubo quince minutos en los cuales mi atención fue plena y fue porque la escena evocaba momentos del pasado donde esos destellos eran frenados por la inexperiencia del director o más bien por su mediocridad.

No hay comentarios: