lunes, 29 de junio de 2009

“Transformers: La venganza del Caído.” La misma fórmula elevada al cubo.





Si en algún momento pensaba ir al cine a divertirme, ver acción y chicas despampanantes ligeras de ropa, es lo que conseguí, pues ese es el producto que SIEMPRE son venderá Michael Bay, ese director al que nos ha acostumbrado a salir del cine y decir, “esto es una americada pura”. Un producto sin pretensiones de calidad visual perfecta pero corto en carisma, alma y sentimientos.
El 4 de Julio de 2007 nos presentó una cinta 140 minutos donde los robots gigantes, las chicas guapas y las risas estaban garantizadas. Reventó la taquilla de medio mundo, impresionó en efectos especiales y nos confirmo una cosa, Bay puede sobrevivir sin el auspicio de Bruckheimer, ¿y quién no podría teniendo como productor baluarte al mismísimo Spielberg?
Cabe decir que en cuestiones de guión nos confirma que La isla fue el único rayo de luz de calidad completa que este director, de entretenimiento puro, nos proporcionó en 2005.


Hablando ya de la película en cuestión, nos encontramos ante el mismo producto de 2007 elevado a la máxima expresión, donde se explota TODO, lo que en la primera película “funcionó”, Megan Fox luciendo sus encantos (muchos ya llaman a esta chica la nueva Jolie, cosa que estoy en total desacuerdo), Shia LeBeauf haciendo el mismo papel de chico listo que le tiene miedo hasta al respirar, pero esta vez mas seguro de si mismo, del resto del reparto nada que destacar porque ni merece la pena analizar las interpretaciones secas y nada convincentes, donde un John Turturro demuestra que siempre se moverá como un Dios entre insectos en la comedia. Hasta aquí todo es normal para una producción de la envergadura del señor Michael Bay. Pero hay que fijarse en sus grandes puntos donde siempre se ha innovado, que es en el ámbito de los efectos especiales, ahí siempre ha estado a la altura, y con un Steven Spielberg dando todo y mas para que no falte de nada. Poderosos, desde la primera escena, unos efectos sonoros que retumban en toda la sala, unas localizaciones perfectas (Shangai, Nueva York, Egipto y Jordania) una puesta en escena belica tan pulida que incluso puedes llegar a cubrirte de las misma balas, pero una pequeña apreciación, si estamos en la época del nuevo auge del 3D creo que llegaría mas al público un producto que no deja de ser mas de lo mismo. Admito que me hubiera impresionado ver con unas gafas 3D la transformación final de Optimus prime o del propio DEVASTATOR.


Cabe concluir que en esta película se disfruta de su aspecto visual, nunca fui convencido a ver una película madura, sino una película de las que de pequeño disfrutas sin pensar en el mañana y en la realidad de la vida, pues porque a veces me gusta sentirme tonto en el cine y reírme fácilmente, pero cuidado no que me traten como tal.


Nota: No hace falta que mencione nada de Megan Fox, porque como hombre ya suponeis mi opinión así que se puede obviar.

No hay comentarios: