jueves, 3 de diciembre de 2009

La Saga Crepúsculo: Luna Nueva, lenta y aburrida.





Muchas veces he pensado que las películas sobre vampiros siempre han sufrido un injusto tratamiento con críticas injustas e infames, que solo querían demostrar que el cine fantástico está peleado con la excelencia y  la pulcritud, todo ello basado en que el género estaba y está plagado de malas producciones y auténticas basuras traídas de todos los rincones del mundo. Pero he ahí, cuando de vez en cuando el sol se pone por el horizonte y surgen verdaderas bellezas y criaturas de la noche para dejarnos embaucar y darnos el mordisco final hacía una vida de eterna sed de sangre. En este pequeño homenaje me gustaría mentar a el director que supo crear Drácula, con un gigante y asombroso Gary Oldman, Francis Ford Coppola, dando una visión fiel y tan bien reproducida del mito de Bram Stoker, que pudimos comprender los sentimientos de los hijos de la noche, los vampiros. Tambien me gustaría mencionar la menospreciada y no por ello sublime Entrevista con el vampiro, película que consagró toda una generación de actores: Brad Pitt, Antonio Banderas Kirsten Dunst…

¿A qué vienen toda esta pedante y este homenaje al buen cine? Pues porque las líneas de a continuación no describen ni el arte, ni la belleza, ni el ritmo, ni virtud y solo pueden llevar al odio de las adolescentes hacia mi persona, consiguiendo así que sea lapidado. Pero asi exactamente es como me sentí al sentarme en la sala de cine y de nuevo disfrutar del tráiler de Avatar (a este hombre se le va a ver lo que sea…) cuando empezó la película el ritmo murió, escena tras escena Chirs Weiz nos demuestra que solo sabe hacer cine adolescente y además del pretencioso y malo (American pie…), multitud de estereotipos se presentan de nuevo uno detrás de otros y viendo como adolescentes sobre anabolizados pasan sin pena ni gloria por la pantalla destrozando las retinas de todos los espectadores, y que durante momentos las apasionadas fans de la saga lloraban momentos vacios y sin sentimiento en la filmación, solo puedo decir que esta película destroza la pasable pero mediocre primera parte.
En su recta final la película hace un disimulado intento de coger ritmo, pero este intento es totalmente en vano cuando los malditos finales felices made in Hollywood hacen su presencia y llenan de falsas esperanzas a unos adolescentes que han sido totalmente estafados. Sea donde sea el visionado de esta cinta es una total perdida de tiempo ya sea gratis o por cuenta de la casa, de nuevo el espectador ha sido tomado por estúpido.
Del libro no puedo opinar, siempre baso mi critica en la producción de la película y todo el efecto que a acaecido.
Conclusión: Ya queda menos para Avatar.




"Somos vampiros vegetarianos... solo comemos animales" Edward Cullen


1 comentario:

Piñata Musical dijo...

No he visto ninguna de las películas de la saga, soy un prejuicioso y mi tiempo es demasiado valioso. A parte de eso, tengo que llevarte la contraria, pues aunque American Pie sea realmente insoportable, Chris Weitz ha dirigido también la divertidísima Un Niño Grande y la entretenida La Brújula Dorada, sólo por esas dos películas merece un poquito de respeto... al menos para mí.

Un saludo!