viernes, 29 de enero de 2010

Bienvenidos a zombieland, bien hallados con una sonrisa.




Me considero un seguidor bastante fiel de las peliculas del genero Survival Horror, un genero poco apreciado en el cine pero plagado de cintas de serie B, las cuales disfruto a menos medida de lo que realmente degustaria dejando paso al resto del cine que es  por lo que realmente, yo profeso una pasión fiel.

Desde hace mucho tiempo, meses, habia llegado a mis oidos el estreno de una pelicula que habia recibido variopintas criticas por parte del pueblo y una buena acogida en el Festival de Sitges. Zombieland una pelicula que lleva ya unos meses rondando los cines de estados unidos, y que aquí se estreno en la epoca navideña, sin pena ni gloria pero que hoy quiero realizar un repaso a su fisionomía.

Vamos a definir primero un Survival Horror, basándonos en lo que es, sobrevivir al horror de una devastación por lo general de un virus que transforma a la gente en Zombis o muertos vivientes, infectados llamémoslo como queramos. Nos encontramos con escenarios apocalípticos con humanos muy humanos y muertos muy malos, no podríamos encajar un marco así con originalidad así por mucho que quisiéramos o la creatividad nos asistiera en forma de musa, en el cuerpo de la mismísima Pilar Rubio (véase Megan Fox en USA).

Animemos el cotarro Zombi, ya que esta película ha encontrado el punto narrativo que necesitaba un género así, y que nunca ha de ser tomado en serio, solo disfrutar de violencia gratuita, pero por favor que sea bien narrada. Con una serie de normas nos encontramos en un mundo lleno de Zombis, tíos duros y chicas guapas; y su función efectivo, nos reímos con un Woody Harrelson a la altura y un Bill Murray realizando un Cameo tan divertido que no paramos de reírnos con su presencia en la pantalla, lo único que quizás sobre un poco es la típica historia de amor adolescente pero está contada con un segundo plano elegante sin profundizar demasiado, y durante un final feliz demasiado empalagoso nos encontramos en el final de una diversión sin tapujos y sin complicaciones. Gracias por hacerme reír.

¿No te gusta el pastelillo de coco?
No es por el sabor, es la textura

No hay comentarios: