lunes, 18 de enero de 2010

Sherlock Holmes: Ejemplo de talonario...



 Premisas para ir a ver una película:
1. Saber lo que se va a ver.
2. Pensar en el aporte del director.
3. Intuir el ritmo de la película
4. Tener esperanza sobre unos actores que no necesitan presentación.
Ahora, vayamos al cine, sentémonos en nuestra butaca y se apagan las luces, silencio en la sala va a empezar el primer blockbuster de 2010…

Ya empezamos mal, una presentación poco apropiada para Robert Downey Jr. Seguida de una pelea completamente al estilo de Brad Pitt Guy Ritchie en Snatch, vamos mejorando, y aquí se acaba todo. Digamos que nos olvidamos del director hasta el final donde sobreimpresionado nos dicen que la ha dirigido. ¡Mier…coles! Pero tenemos unos efectos especiales asombrosos, pero no hay historia, más bien un despropósito entretenido y con buen ritmo para llenar los cines durante un par de semanas.
Los tres actores principales tiene demasiado peso en esta película, Robert Downey Jr. y su segunda oportunidad en la vida no la está desaprovechando y despliega todas las armas que tiene haciendo una pareja interpretativa junto con Jude Law siempre correcto y una presencia imponente de Mark Strong. Aun así esto viene acompañado de una banda sonora mas que correcta por parte del gran compositor Hans Zimmer y siempre podremos disfrutar de la melodía característica de esta película.
Todo mezclado pero indebidamente agitado nos da como resultado un producto mediocre y entretenido que nos lleva inevitablemente a su secuela
- Que desconfiado eres Holmes...
- ¿Te lo enumero por orden cronológico o alfabético?.

2 comentarios:

Imma dijo...

Siento disentir... A mi me pareció un divertimento con cuatro tortas bien dadas y muy bien interpretada.

Sobre Hans Zimmer (de quien he sido muy fan), prefiero no comentar. No me ha entusiasmado la partitura sherlockhiana. Desde la Delgada Línea Roja... Poca cosa.

M2Hero dijo...

Yo me temo que, quizá no en un tono tan negativo, pero coincido bastante. Me pregunto dónde acabó Ritchie mientras dirigía esta cinta, porque es evidente que no hay casi nada de él en ella. Hay que ver lo que pueden las presiones.

Un saludo.