viernes, 23 de julio de 2010

Efectos divertidos con una baja velocidad de obturación (I).


Hay muchos efectos que podemos realizar con nuestra cámara de fotos, pero hoy quiero centrarme en uno especialmente.
La velocidad de obturación es el tiempo en que el obturador tarda en abrirse y cerrarse para así captar la imagen y la cantidad de luz (a parte del diafragma) adecuada y conseguir la instantánea deseada.
Si tenemos una cámara que nos permite regular estos datos manualmente podremos realizar unos efectos bastante llamativos. En este caso si tenemos un objetivo con un zoom medianamente decente (18-200mm, 70-300mm e incluso con un 18-55mm siendo muy rápidos) crearemos efectos de sensación de velocidad haciendo la foto. En este caso normalmente la velocidad de obturación ha de ser más baja de lo normal, del orden de 1/10 hacia abajo. Incluso con medio segundo conseguimos un buen acabado. Cuando ya hemos seleccionado la velocidad, lo más recomendable, si lo permite la cámara, es ponerla en modo ráfaga (varias fotos seguidas manteniendo pulsado el obturador) y empezar a hacer las fotos mientras mantienes pulsado el obturado y habiendo enfocado previamente nuestro punto de origen, empezamos a hacer las fotos mientras giramos nuestro objetivo en direccion zoom-in y zoom-out (acercando y alejando la imagen) en repetidas ocasiones. Si logramos nuestro fin, conseguimos efectos tan preciosistas como el de la imagen superior.

1 comentario:

Aitor Maiden dijo...

Alguna vez me ha dado por hacer chorraditas de estas con la cámara, a veces consigues tomas bastante chulas y abstractas.