viernes, 10 de agosto de 2012

Especial Pixar: Toy Story 3, Pixar eleva a incunable su saga de juguetes.


En mi anterior crítica a UP, ya puse sobre la mesa los precedentes de la gran y prestigiosa PIXAR, por lo que me gustaría obviarlos, pero no sin añadir que su pasado no es más que la continuidad de su presente.

Nuestros queridos juguetes se presentan de nuevo en nuestras pantallas, como un recuerdo guardado en un baúl abierto, únicamente, para sacudir el polvo de nuestros recuerdos. Hace ya 17 años que nos conquistaron, pero, como en una relación amorosa, PIXAR, se ha de conquistar en el día a día, y estos chicos lo consiguen película tras película. 

Cuando Andy tiene que irse a la universidad los juguetes se ven relegados al plano del destierro y son donados a una guardería infantil que estará llena de oscuros misterios.

Lo ingenioso del guión es la guardería comandada por un oso, no tan amoroso, de peluche y un brillante Ken con bondad en su fondo. Todos y cada uno de los personajes tienen su importancia, y no se dejan en el olvido. 

Si algo se puede resaltar de una secuela de secuela, es que muchas veces no cumplen las expectativas, sin embargo se rubrica la mejor entrega de toda la saga, con sus momentos oscuros (los cuales te hacen dudar si todo acabará bien), y sus alegrías, con un ritmo narrativo tan frenético que recuerda a James Cameron, en sus mejores momentos en Aliens, y más recientemente a Nolan en su “El Caballero Oscuro” y “Origen”.
Unos personajes elaborados en años, con un carisma y un afán de superación de los problemas envidiable. Marcan un final único para los juguetes. Y este si es un final y no como en la aburrida e infumable última película de Shrek .

En conclusión: Pixar marcó así la confirmación de edad dorada (2008-2010) con una de sus mejore películas. No me hagáis elegir entre Wall-E, UP o esta, porque no sabría deciros cual es la mejor, porque todas tocan temas diferentes.

No hay comentarios: