martes, 1 de noviembre de 2011

Intruders: Hueca pero profesional.

Desde hace meses tenía ganas de ver esta cinta de Juan Carlos Fresnadillo, un director que me sorprendió al aventurarse con un cine, el de terror, tan difícil de conseguir y pulir con unos resultados tan profesionales como en 28 SEMANAS DESPUÉS, y por eso cogí la mano de mi churri, y nos fuimos directos al cine, con unas buenas palomitas empezamos a ver una película a priorio intrigante INTRUDERS.
Cuenta la historia de dos familias totalmente diferentes que sufren unos asaltos en su propio hogar pero de origen totalmente desconocido, y es ahí en esos dos frentes donde vemos la calidad de su director, su montaje y su fotografía; todo está bien contando hasta el momento que se vuelve previsible.

Pilar Lopéz de Ayala y sus caras de estreñimiento convencen al público y un cameo magistral de Héctor Alterio también, pero es Clive Owen quien se muestra perdido y nunca he sabido si se debe a su cara de “tengo que buscar esto en google” o porque simplemente es su forma de actuar, lo cual quita profundidad a uno de los hilos conductores de la trama. Cuando llega el punto en que ya sabemos lo que va a pasar y pasa, la película se vuelve monótona y lo único que anhelas es su final, nada resolutivo pero con cierta sorpresa que ya habíamos adivinado antes de la melodía de Movierecord…



Como he dicho una película hueca pero muy profesional…

No hay comentarios: