miércoles, 1 de febrero de 2012

Breaking bad, cocinada y lista para su temporada final.



Breaking bad es una serie que nació hace unos tres años con una historia bastante polémica para el público en general, demoledora  e intensa supo enganchar a una audiencia bastante amplia.
Su relato nos sitúa en los hechos de un enfermo de cáncer terminal que vive en el país del dinero y que por culpa de ello no sabe como dejar sin deudas a su familia y costearse su propia enfermedad, de ahí toma la decisión mas descabellada, comenzar a cocinar anfetaminas.  A partir de esta premisa ya podéis imaginar en la infinidad de líos en que se mete Walter, un sencillo profesor de Química que pudo tenerlo todo y se quedo con nada.
Ahora mismo la serie consta de cuatro temporadas completas y una futura quinta temporada, la definitiva. Su ritmo es vertiginoso sobre todo en las tres primeras temporadas donde cada final de temporada te deja más boquiabierto y con necesidad de más. Pero es quizás en su cuarta temporada donde se estanca en los capítulos intermedios deseando que avance, pero ahí se para a veces en un ritmo lento, lo cual no quita mérito y maestría a su narración y calidad. Su final es muy concluyente y, quizás, demasiado feliz para lo que podría haber sido y las penurias acontecidas en el camino.
En conclusión Breaking Bad es de esas joyas de esta época de series donde abundan los churros y los seriales que podrían haber sido más y se quedaron en una bonita fachada (Véase FlashForward)

No hay comentarios: