viernes, 20 de julio de 2012

[Especial Batman] El caballero oscuro: la mejor película de un superhéroe.



Continuando con nuestro especial sobre el hombre murciélago, hoy nos paramos en la mejor, la obra maestra de Christopher Nolan, El caballero oscuro, pero antes de emocionarme vamos a situarnos.


Corría el año 2008 y ese mismo año se estrenó Iron-Man una correcta y divertida adaptación del superhéroe de la Marvel, pero estaba claro que la inminente llegada del ciclón Batman no estaba prevista, su éxito fue arrollador colocándose durante unos años como la tercera película más taquillera de las historia, incluso después de Avatar, y derrotada posteriormente por la descerebrada Transformers 3 y la cínica Los Vengadores.

La historia continúa donde la dejamos, el joker es el azote de las calles, hasta la mafia sufre sus ataques, les roba sus fondos y sucumben. Batman encara su peor enemigo hasta entonces, ya que este no muestra ningún motivo tangible, “solo quiere ver el mundo arder”, en un intento por demostrar que la sociedad necesita del caos para poder continuar. El nuevo fiscal de la ciudad se unirá a la lucha, incorruptible o eso creemos…

En el nuevo reparto repiten con la misma solvencia: Christian Bale,, Morgan Freeman, Michael Caine… Gary Oldman está mucho mejor en esta cinta, eleva su personaje a un tono más serio, asumiendo sacrificios dignos de un héroe. Pero hay nuevas incorporaciones, Aaron Eckhart asume el papel de Harvey Dent, el incorruptible fiscal, que todo lo hace bien, pero sufre una evolución inesperada, la actuación inicial es algo ramplona pero cuando profundiza, cuando todo se vuelve en contra de personaje, ahí es cuando entra una verdadera actuación, es providencial. JUSTO, OBJETIVO, IMPARCIAL.

Maggie Gyllenhaal, interpreta a Rachel Dawes, la inalcanzable chica de la que Bruce Wayne está enamorado, se ha cambiado por una ACTRIZ con mayúsculas, Katie Holmes hacía de espesa cara bonita en una película donde no tenía cabida. Pero la nueva Rachel lo es todo, es el apoyo y el drama, es la tragedia que hace dudar al propio Batman y el catalizador para un Harvey Dent que pensábamos que no podría ser derrotado… Elemento clave, para una sub-trama más que excelente.

EL VILLANO.
El ya difunto Heath Ledger asumió la responsabilidad de igualar la actuación de Jack Nicholson en la versión de Tim Burton, y no solo la superó con creces, la llevo a cotas inimaginables. Su nivel interpretativo es sútil, rayando la ironía por momentos, un humor negro cruel e insaciable, su expresividad es infinita. Siempre he pensado que un villano cuanto más difícil sea de atrapar, matar o dar con él mejor; y esté lo es, todo lo tiene previsto, o casi todo, para organizar un caos y demostrar a la sociedad que le necesitan. Haciendo incluso dudar al propio superhéroe, encrucijada tras encrucijada, cada vez peor, te hace pronosticar lo peor. Sin duda un Óscar más que merecido.

Christopher Nolan es osado con la nueva película de Batman, tras El truco final, y lo que es mejor no vacila en crear la tragedia más perfecta para un superhéroe, le hace dudar, llorar e incluso llegar a rendirse. El guion es tan sublime, que se permite la licencia de llevar dos villanos en ristre, y no dudar en ello, y convertir al villano secundario en el colofón final, una escena impecable, que hace temblar y ver que todo puede acabar mal.

En conclusión, Nolan ha sido tan intrépido, que ha conseguido rodar la mejor película de un superhéroe, oscura, trágica, PERFECTA… si obviamos cierta escena de unos barcos.

No hay comentarios: