martes, 14 de agosto de 2012

Brave, las chicas son guerreras…



De nuevo nos encontramos ante el mayor estreno de animación de la temporada, porque llega a nuestros cines Brave (Indomable) de la mano de Pixar, con un mes de retraso eso sí.

Vamos a ponernos en situación, Brave es una película dirigida por antiguos directores de la Disney, vamos, de la época de El Principe de Egipto para ser exactos, Brenda Chapman y Mark Andrews, el segundo ha dirigido unos pocos cortos de Pixar, por lo que tras un enorme bajón cualitativo con Cars 2, esta nueva entrega se esperaba con escepticismo.

Mérida es una chica rebelde que vive en la época medieval. Sus padres, el rey Fergus y la reina Elinor, ya no saben qué hacer para aplacar su carácter impetuoso. Un día, Mérida va todavía más lejos y desafía al gigantesco Lord McGuffin, al arisco Lord Macintosh y al cascarrabias Lord Dingwall. El lío en el que se mete es tan grande que tiene que pedir ayuda a una vieja adivina, pero esta acción complica las cosas aún más. Será entonces cuando Mérida aprenda cuál es el verdadero significado de la palabra valentía, enfrentándose al mayor reto que habría podido soñar.

Pixar ha parido su película más Disney desde sus comienzos, añadiendo recursos inéditos en sus anteriores metrajes, magia y animales parlantes, lo segundo para mí es un error aunque no se cae en el exceso, y lo primero es una gran referencia a Miyazaki. Otro aspecto a resaltar es la inclusión de canciones durante la historia, (de Russian Red), que al menos no cantan los protagonistas, esto también podría haber sido un error, pero no se aborrece. Además solo Pixar podría homenajearse a si misma, con una clara referencia a Buscando a Nemo, os reto a que la encontréis.

La historia tiene un guión bastante curioso, con unos personajes que nos harán carcajear y otros nos harán sentir respeto. El giro que sufre es bastante espléndido, NADIE se lo espera, y eso amigos míos es bastante loable. Es llegando a la parte final cuando la previsibilidad Disney se refleja en lo de siempre… Algún día tendremos la oportunidad de sufrir un momento parecido a Bambi, de la que ya hace 70 años que se estrenó, pero esta no es esa película. Esto no desmerece, en absoluto, al conjunto.

Su calidad técnica se puede explicar de muchas maneras, por ejemplo los diseñadores de Pixar tiraron de moral y al crear el vestuario pusieron todas y cada una de las capas de ropa en cada personaje aunque en ningún momento se vieran en toda la película. La recreación de la antigua Escocia es perfecta, preciosa, Única. Cada uno de los 1.500 rulos que componen la voluminosa cabellera colorada de Mérida, la protagonista, fue programado de forma individual y, a la vez, en relación con el resto. Para ello, los animadores e ingenieros de Pixar tuvieron que desarrollar un software específico, que permitiera el movimiento natural del elemento más distintivo de la hija primogénita de los reyes de Escocia. Actualmente no hay nada mejor en animación, Brave no es la cumbre de Pixar, porque en la siguiente película veremos otro salto más, pero ellos son los que ponen el listón. La banda sonora imprime majestuosidad a lo que estamos viendo, no es UP, pero es excelente.

En conclusión, Brave es una grandísima película de animación Disney que en ciertos aspectos me recordó a Los Increíbles, por su ritmo, pero por otros pensaba que estaba en otra década, Pixar no infundió su habitual madurez de otros clásicos, pero aun así salí muy contento con lo que había visto.

No hay comentarios: