lunes, 29 de octubre de 2012

Critica: Lo imposible, como perder fuelle empalagando…

Mucho se ha dicho ya de esta película del director J.A. Bayona, aunque nada de lo que voy a relatar añadirá algo nuevo, simplemente exponeros mi opinión.

El cine sobre catástrofes naturales ha sido siempre, cuanto menos, desafortunado y ahora nos llega esta cinta donde nos narran los acontecimientos del Tsunami que asoló todo el sudeste asiático en 2004.

María (Naomi Watts), Henry (Ewan McGregor) y sus tres hijos pasan las vacaciones de invierno en Tailandia. Una mañana, mientras se encuentran en la piscina, un terrible rugido emerge del centro de la tierra. María se queda paralizada por el miedo al ver cómo un inmenso muro de agua oscura avanza por los jardines del hotel hacia ella. Aquí comienza la odisea basada en la historia real de una familia, que consigue, haciendo honor al título, LO IMPOSIBLE.

Juan Antonio Bayona dirige su cuarto film, el siguiente tras la mejorable El orfanato. Al rodar este proyecto se embarcó en una cruzada de una magnitud considerable y le ha salido bien, a los resultados me remito, es el estreno del año en España y su recaudación ha sido de récord. Pero el buen cine no vive de cifras, bueno sí pero yo hablo de los hechos y es lo que voy a analizar ahora.

Con un principio débil, la forma de presentar a los personajes es pobre y simplona. En los primeros compases intentan jugar con los golpes de sonido para empezar a sobrecoger al espectador y prepararle, pero lo facilón se ve rápidamente relegado a lo mejor de toda la película, la espectacular y sobrecogedora ola de destrucción tan bien recreada, paso por paso como un baile de ira homicida orquestado por la naturaleza y ante la cual ningún ser vivo puede hacer nada. Aquí se nos muestra una agonía poderosa, que nos envuelve y nos lo hace pasar mal, y esto está muy bien conseguido. Hasta aquí puedo leer… A partir de aquí descubrimos que la película tiene una banda sonora que no es mala aunque situada a destiempo en todas las escenas, intentando enfatizar sentimientos y encuentros no logrando así su cometido.

Ninguno de los actores sobresale, simplemente correctos y haciendo su trabajo. La dirección de actores es algo en lo que hoy en día se debería trabajar más si se quiere llegar al público con historias intensamente emocionales. Algunos opinan que el trabajo de los niños es encomiable, no estoy de acuerdo ya que su interpretación es totalmente ramplona y en algunos aspectos forzada, pues durante todo el metraje se intenta inculcar la lágrima fácil al espectador. Si bien la historia real en sí es bastante fascinante, esto no se consigue, ya que lo que estamos viendo ocurre con una providencia aburrida y te hace desear que todo termine de una vez.

En conclusión: espectacularidad y agonía en una primera parte intensa, pero con un relato de pañuelo y lágrimas tan fácil, que parece hasta sensacionalista (Telecinco Films no tendrá nada que ver…). Por otra parte, hay que decir que este es el camino que el cine español debería explotar más ya que la vía comercial hará que sobrevivan sin las otras.





No hay comentarios: