miércoles, 31 de octubre de 2012

[Especial 007] Quantum of solace, mantiene el tono pero con irregularidades.


Tras una excelente Casino Royale como el grandioso retorno de 007, llegó dos años después Quantum of Solace, que se presentó como una continuación de los hechos acontecidos anteriormente. Se nos vendió caviar y nos dieron un sucedáneo...


Traicionado por Vesper, la mujer a la que amaba, 007 se plantea su nueva misión como algo personal. Durante su investigación, Bond y M interrogan a Mr. White, que les revela que la organización que chantajeó a Vesper es mucho más compleja y peligrosa de lo que imaginan. El servicio de inteligencia forense vincula a un traidor del Mi6 con una cuenta bancaria en Haití, donde Bond conoce a la bella pero combativa Camille, una mujer que tiene sus propios motivos para vengarse. Gracias a Camille, Bond descubre la existencia de Dominic Greene, despiadado hombre de negocios y miembro importante de la misteriosa organización. Durante una misión que lo lleva a Austria, Italia y Sudamérica, Bond descubre que el objetivo de Green es controlar, con la ayuda del general Medrano, uno de los recursos naturales más importantes del mundo, pero para ello tiene que derrocar al gobierno de un país sudamericano. A medida que Bond se acerca al responsable de la traición de Vesper, debe actuar con más rapidez que la CIA y los terroristas si quiere desmantelar el siniestro plan de Greene.

Para empezar, parece que haya sido despojada del humor, la elegancia y el estilo reinventado -de la vieja escuela- de Casino Royale. A 'Quantum' le han dejado poco excepto el argumento, que es rudimentario y ligeramente excéntrico, en la línea de los films de Roger Moore de los 70 y 80. Daniel Craig afronta una nueva entrega y consigue mantener el tipo con su interpretación mientras baila con mercachifles todo el tiempo. Sus escenas de acción se incrementan pero con cierto sinsentido. Alerta que si sabemos separar el agua del aceite encontramos que la continuación de la historia anterior tiene consistencia, pero lo que realmente zozobra es la trama principal que no hay por donde cogerla siendo simple, vacía y ramplona.

La chica Bond, Olga Kurylenko, intenta ser una atormentada y acaba pareciendo más perturbada que otra cosa. No tiene la inteligencia y el saber estar de Eva Green, esto es lo que pasa cuando pones a una Modelo/actriz (chistaco de zoolander) y no a una verdadera actriz.
El villano, es lo más estúpido e ilógico de la película que ni siquiera llega a la suela de los zapatos de una cucaracha cabreada. Intentan desarrollarlo y hacerlo más malote si cabe pero NO CONSIGUEN NADA.

En conclusión: Quantum of solace, sigue siendo un buen Bond, aunque flojo e irregular, sin conseguir el dinamismo de Casino Royale.  El cambio de rumbo sufrido por el personaje desdibujó lo que creíamos que iba a ser y lo lleva en otra dirección completamente diferente.
Pronto, exactamente hoy, veremos su siguiente entrega: Skyfall.

No hay comentarios: