viernes, 2 de noviembre de 2012

[Especial 007] Skyfall, desde la oscuridad para deslumbrarnos.


 
Casi cuatro años han pasado desde que se estrenó la última entrega de esta famosa saga de espías, la poco afortunada y taquillera Quantumof solaceUno de los estrenos más esperados del año. He de admitir que es una de esas veces que vas al cine con ganas y ciertos nervios a flor de piel, como buen aficionado. Quise amplificar mi experiencia en la mejor sala posible de mi localidad, la IMAX.


La lealtad de James Bond (Daniel Craig), el mejor agente de los servicios británicos, hacia su superiora M (Judi Dench) se verá puesta a prueba cuando el pasado de ella vuelve para atormentarla. Al mismo tiempo, el MI6 sufre un ataque y 007 tendrá que localizar y destruir el grave peligro que representa el villano Silva (Javier Bardem). Para conseguirlo contará con la ayuda de la agente Eve (Naomie Harris)

Tras un prólogo intenso comenzó a sonar la canción de Adele cosa que presagiaba que estábamos ante algo tradicional, algo que ya conocíamos. Sam Mendes (Jarhead, American Beauty…) lleva la batuta de este psicoanálisis hecho espectáculo donde la fotografía es un factor muy importante, ya que nos envuelve a la vez que sumerge en la realidad más oscura de dos personalidades bien diferenciadas con un nexo en común. Una introspección en toda regla de lo necesario en una época cambiante. Todo esto está tan bien relatado que nos mueve por un cauce donde la narrativa es la corriente que fluye por si sola, con unos personajes tan bien perfilados que se complementan.

Daniel Craig mejora aún más, como si esto fuera posible, su personaje con licencia para matar. Nos muestra el lado humano del agente doble cero que con el paso del tiempo, algo desgastado, es perfectamente necesario, y ahora más que nunca, en una sociedad que está al borde del colapso. Ese es su personaje, un correcto y perfecto actor para un papel hecho a su medida y que puede perecer perfectamente con su retirada.

El villano, un Javier Bardem muy inspirado, es la perfecta antítesis del protagonista. No llega a ser su némesis completo, es mas bien como lo que Nolan define en su film “El caballero oscuro”:

"O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en un villano".
 
Esto convierte a Silva en un antagonista temible y terriblemente humano, viendo reflejado en Bond todo lo que fue antes de sucumbir. Expeditivo a la hora de infundir el terror.

Cabe señalar que hay elementos que se introducen a modo de “reinicio”, como la incorporación de Q, que es muy acertada. Famoso por proveer de artilugios de última tecnología al agente secreto, se permite alguna que otra coña a modo de “estamos en crisis”. La agente Eve es una cantada sorpresa, que no voy a desvelar, pero muy acertada para, digamos, hacer de chica Bond de esta entrega. No llegarán a la altura de Eva Green pero entretienen…

En definitiva:  Al ser autoconclusiva, esta nueva entrega bien podría haberse situado antes de Casino Royale. Es una película de excelente entretenimiento que se queda a la altura de la primera, sólo superada en algunos aspectos (cierta pelea de sombras), acierta completamente en introducir algunos elementos que aún faltaban, y sienta las bases perfectas para una continuación que todos los fans de Christopher Nolan, me incluyo, estaríamos dispuestos a disfrutar.