martes, 15 de enero de 2013

Crítica: La noche más oscura, tediosa estrategia militar…

Hace ya un par de años que En tierra hostil se erigió como la ganadora de los Oscar, encumbrando así a su directora, la ex de James Cameron, Kathryn Bigelow. Este año nos llega otra nueva película también ambientada en el terreno militar.


Thriller sobre la operación armada que acabó con la vida de Osama Bin Laden, líder de Al Quaeda. El título original, Zero Dark Thirty hace referencia a la hora: las 00:30 de la madrugada del 1 de mayo de 2011, momento en que el comando SEAL de los marines penetró en la residencia de Bin Laden en Pakistán para eliminar al hombre más buscado de la historia.

Se podría considerar la mejor ficción sobre el 11-S filmada hasta la fecha, más respetable que disfrutable para mi gusto, no se puede negar su aspecto tan intimista y valiente al mismo tiempo, de las mejores cintas de Bigelow. Gracias a esto está ausente en todo momento de clichés y convencionalismos que la podrían haber lastrado a tener poca acogida fuera del terreno americano, se podría decir que cabalga de la mano de series tan famosas como intensas, tales como 24 y Homeland (la que un servidor se muere de ganas por hincarle el diente), juntando así el espionaje y el terrorismo de forma perfecta.

Su protagonista Jessica Chastain refleja magistralmente el retrato de una obsesión, y sus numerosas aspiraciones a tantos premios deberían ser colmadas.

En el proceso de la captura vamos descubriendo que el tiempo se va dilatando haciendo que su visionado resulte algo pesado hasta llegar al momento de la incursión final. Una operación militar filmada con maestría y totalmente sobrecogedora.

En conclusión: La hora más oscura se hace muy larga a pesar de estar tan bien parida, y todo el tedioso sistema militar merece ser descubierto ya que vislumbramos una potente crítica hacía los métodos de torturas por parte del gobierno americano.

No hay comentarios: